• Facebook Basic Black
  • Black Instagram Icon
  • Twitter Basic Black
  • Icono negro Pinterest
  • Icono negro Google+
  • Icono negro Vimeo
  • Trip Advisor App Icon

Carretera Nacional 630, km 317,6

Villanueva de Cañedo

37799 Topas (Salamanca)

castillo@buenamor.net

+34 923 35 50 02

Logo_Red.png
traveler gold list
logo posada rel
badge-weddingawards_es_ES.jpg
logo sawday's
logo mejor hotel ruralka

© 2019 Posada Castillo del Buen Amor

Un castillo con 1000 años de historia

Fortaleza Militar

El Castillo de Villanueva de Cañedo tiene su origen en el siglo XI, construido para salvar la retaguardia de la reconquista.

La carencia de orografía defensiva precipitó la construcción del enorme foso que rodea el castillo.

Reyes Católicos

Ya en el el siglo XV perteneció a los Reyes Católicos, que lo usan como avituallamiento de sus tropas antes de la toma de Toro en la guerra de sucesión de Isabel la Católica frente a Juana la Beltraneja.

Alonso de Fonseca

En 1478 Alonso de Fonseca y Quijada, obispo de Ávila, adquiere el castillo y transforma la fortaleza en una casa palacio señorial llena de detalles arquitectónicos únicos.

Su objetivo será convertirlo en su vivienda habitual para vivir con su amante Doña Teresa de las Cuevas, alejados de las habladurías de las villas cercanas.

Legitimados sus hijos por los Reyes Católicos, el primogénito, Gutierre, será el primer Señor de Villanueva de Cañedo.

A partir de entonces, la leyenda popular denomina al castillo del Buen Amor, en honor a los sentimientos del Obispo hacia Doña Teresa.

Almacén Agrícola

Tras el fallecimiento de Don Alonso y Doña Teresa, el castillo no vuelve a ser habitado y pronto es utilizado como almacén agrícola. 

Este uso permanecerá varios siglos. el abandono en la restauración provoca que las torres se desmochen y la pérdida de la muralla defensiva. Los habitantes de los alrededores cogen las piedras para construir sus casas.

El interior se conserva en mejor estado, salvo los artesonados del piso superior, que se perdieron debido a un incendio en 1903.

Restauración de 1958

Con un estado de abandono considerable, lo adquiere la Familia Fernández de Trocóniz y realizan una restauración importante que devuelve al castillo su antiguo esplendor.

Se trata de una familia de hoteleros. En aquel entonces regentaban tres hoteles: Fonda Trocóniz (en Miranda de Ebro), el Gran Hotel de Logroño y el Gran Hotel de Salamanca. La adquisición y restauración del castillo se hizo con vistas a convertirlo en una hospedería, pero finalmente no se abrió al público como tal en aquella época.

Conversión a Posada

Sin embargo, las labores de mantenimiento son muy costosas, por lo que gracias a una ayuda de Desarrollo Rural (y un gran esfuerzo financiero), pudimos convertir el castillo en alojamiento con encanto en el año 2003. De esta forma, el edificio podría ser autosuficiente.

Las obras se hicieron con mucho cuidado de respetar al máximo la autenticidad del edificio y así poder brindar al viajero una experiencia única.

Abrir las puertas como Posada ha permitido no sólo poder mantener el castillo en perfecto estado de conservación para que las generaciones venideras puedan también disfrutar de él, sino que ahora todos podemos habitar el castillo y podemos imaginar cómo era la vida en otros tiempos.

Restauraciones y Ajardinamiento

Las labores de mantenimiento son continuas y cada temporada hacemos pequeñas reparaciones para que el edificio esté sano y fuerte. Sin embargo, en ocasiones es necesaria una "intervención" mayor y se han tenido que hacer restauraciones de mayor envergadura.

Además, se ha hecho una labor de ajardinamiento importante, de forma continua a lo largo del tiempo.

Restauración de la torre Oeste
Reparación Adarve Este
Laberinto Vegetal
Viñedo
F-01003 [800x600]